Más temas

¿Ansiedad por la comida?

¿Ansiedad por la comida?

Es un estado nervioso en el que necesitamos fervientemente llevarnos un bocado a la bo...

Perú Home: Artesanía

Perú Home: Artesanía

Hoy al alcance de todos los peruanos, muestra piezas creadas y desarrolladas por artis...

Disfruta la cena navideña sin excesos

Disfruta la cena navideña sin excesos

¿Estás a dieta y no sabes cómo afrontar el 'desafío' de los excesos navideños?

13 consejos para no abandonar el gym

Fitness y motivación
1. Save the date. Puede parecer un recurso fácil, pero incluir las rutinas de fitness en tu agenda te ayudará a no abandonarlo. “Colócala en tu agenda como algo inamovible y organiza todo lo demás en torno a esa cita”, nos cuenta. Y añade: “Si no lo conviertes en una prioridad y lo sitúas en primer plano siempre terminarás por anteponer a los niños, a tu pareja o al trabajo.
2. Suma y sigue. Antes de ir al gimnasio puedes pensar en muchas cosas, pero una de las que más puede motivarte es establecer pequeños retos diarios que nos lleven a conseguir el objetivo final. Puedes repetirte: “Hoy voy a intentar quemar 800 calorías, que me van a llevar a perder las dos tallas que quiero para el verano”.
3. No vayas a lo fácil. Otra forma de lograr un aliciente es establecer retos relacionados con la complejidad de los ejercicios, y no sólo con los resultados que con ellos se obtienen. ¿Un ejemplo? “Hoy tengo que aprender a hacer sentadillas con barra.“Debemos pensar en el reto que nos hemos establecido para ese entrenamiento y que conseguirlo va a ser estimulante y nos va a ayudar a lograr mi objetivo final”.
4. Durante la sesión… Para conseguir motivarnos, busca “lo que te enganche”. Piensa en lo que te lleva a hacer deporte y, durante la sesión de fitness, centra tu atención en el hecho de haber arrancado. “Te tienes que sentir orgullosa de estar ahí, agradecida contigo misma por haber tenido fuerza de voluntad”, dice la experta.
5.Fitness y motivación
Una play list, por favor. Está demostrado científicamente que una correcta selección de la música durante el entrenamiento aumenta nuestra resistencia hasta un 15%. Además, los expertos entrevistados insisten en la necesidad de relacionar lo que nos gusta, incluida la música, con el deporte, porque puede ayudarnos a trabajar de forma más activa.
6.No solo de peso vive el hombre. No reduzcas tus objetivos y tus motivaciones a la pérdida de peso. “Lo importante es la pérdida de grasa y volumen. De hecho, la bajada de peso puede detenerse, pero sí continuar la de volumen y grasa debido a que en el proceso de entrenamiento estamos aumentando la masa muscular”, añade Merchán.
7. Busca tu momento. “Puedes acostumbrar el cuerpo a un horario” Aunque psicológicamente es más recomendable por las mañanas, ya que “a lo largo del día acumulamos fatiga, estrés y es más fácil fallar a nuestra cita o a la hora de la comida, momento en el que, dicen, los clientes del gym son “más constantes”.
8. Sin pasar por casa. Del trabajo al gimnasio. Esta debe ser la secuencia que incorpores en tu agenda. “Llegar a casa puede estar asociado a relajarte, desconectar...”¿La clave? Convertirlo en un hábito.
9. En compañía. Aunque las sesiones individualizadas pueden resultar más efectivas desde el punto de vista técnico , desde el punto de vista de la motivación, son más recomendables las actividades en grupo. “Generan química y estimulan muchísimo. Los grupos de ejercicio resultan m
Fuotivantes debido a factores como la competición, la cooperación y el aspecto socializador que tienen.
10. Tú eliges. Sesiones cortas todos los días o largas de forma intercalada. Eso dependerá de “cómo gestiones tu tiempo. Lo importante es buscar que te sientas cómoda con el tipo de ejercicio y con el tiempo que te implica. No tenemos que acomodarnos a los horarios de un gimnasio, son los horarios los que tiene que acomodarse a nosotras.
11. Breves pero intensas. Es una buena opción de entrenamiento la combinación de ciclos, con semanas de entrenamiento de 5 sesiones cortas con otras de 3 sesiones largas. Las sesiones muy cortas e intensas requieren un gran gasto calórico para la recuperación en las horas posteriores al ejercicio.
12. Date tiempo. Uno de los factores que nos puede generar más ansiedad es establecer objetivos que no llegan a materializarse, muchas veces por falta de tiempo. La solución pasa por tener claro que los resultados no van a llegar a apreciarse hasta pasadas 12 semanas de entrenamiento
13. Be honest. Si no consigues los objetivos planteados (siempre y cuando sean realistas) “es porque en algún punto hemos fallado”. La solución pasa por redefinir los objetivos, cambiar el entrenamiento en busca de nuevos estímulos y, mientras tanto, pensar en los beneficios colaterales que ya habrás empezado a experimentar: sentirse mejor, más fuerte.
Fuente: Vogue
excusas1. Save the date. Puede parecer un recurso fácil, pero incluir las rutinas de fitness en tu agenda te ayudará a no abandonarlo.

“Colócala en tu agenda como algo inamovible y organiza todo lo demás en torno a esa cita”, nos cuenta. Y añade: “Si no lo conviertes en una prioridad y lo sitúas en primer plano siempre terminarás por anteponer a los niños, a tu pareja o al trabajo.

2. Suma y sigue. Antes de ir al gimnasio puedes pensar en muchas cosas, pero una de las que más puede motivarte es establecer pequeños retos diarios que nos lleven a conseguir el objetivo final.

Puedes repetirte: “Hoy voy a intentar quemar 800 calorías, que me van a llevar a perder las dos tallas que quiero para el verano”.

excusas3. No vayas a lo fácil. Otra forma de lograr un aliciente es establecer retos relacionados con la complejidad de los ejercicios, y no sólo con los resultados que con ellos se obtienen.

¿Un ejemplo? “Hoy tengo que aprender a hacer sentadillas con barra.“Debemos pensar en el reto que nos hemos establecido para ese entrenamiento y que conseguirlo va a ser estimulante y nos va a ayudar a lograr mi objetivo final”.

4. Durante la sesión… Para conseguir motivarnos, busca “lo que te enganche”. Piensa en lo que te lleva a hacer deporte y, durante la sesión de fitness, centra tu atención en el hecho de haber arrancado.

“Te tienes que sentir orgullosa de estar ahí, agradecida contigo misma por haber tenido fuerza de voluntad”.

5. Fitness y motivación. Una play list, por favor. Está demostrado científicamente que una correcta selección de la música durante el entrenamiento aumenta nuestra resistencia hasta un 15%.

Además, los expertos insisten en la necesidad de relacionar lo que nos gusta, incluida la música, con el deporte, porque puede ayudarnos a trabajar de forma más activa.

6. No solo de peso vive el hombre. No reduzcas tus objetivos y tus motivaciones a la pérdida de peso. “Lo importante es la pérdida de grasa y volumen.

De hecho, la bajada de peso puede detenerse, pero sí continuar la de volumen y grasa debido a que en el proceso de entrenamiento estamos aumentando la masa muscular”, añade Merchán.

7. Busca tu momento. “Puedes acostumbrar el cuerpo a un horario” Aunque psicológicamente es más recomendable por las mañanas, ya que “a lo largo del día acumulamos fatiga, estrés y es más fácil fallar a nuestra cita o a la hora de la comida, momento en el que, dicen, los clientes del gym son “más constantes”.

8. Sin pasar por casa. Del trabajo al gimnasio. Esta debe ser la secuencia que incorpores en tu agenda. “Llegar a casa puede estar asociado a relajarte, desconectar...”

¿La clave? Convertirlo en un hábito.

9. En compañía. Aunque las sesiones individualizadas pueden resultar más efectivas desde el punto de vista técnico , desde el punto de vista de la motivación, son más recomendables las actividades en grupo, generan química y estimulan muchísimo.

Los grupos de ejercicio resultan más motivantes debido a factores como la competición, la cooperación y el aspecto socializador que tienen.

10.
Tú eliges. Sesiones cortas todos los días o largas de forma intercalada. Eso dependerá de “cómo gestiones tu tiempo. Lo importante es buscar que te sientas cómoda con el tipo de ejercicio y con el tiempo que te implica.

No tenemos que acomodarnos a los horarios de un gimnasio
, son los horarios los que tiene que acomodarse a nosotras. 

11.
Breves pero intensas. Es una buena opción de entrenamiento la combinación de ciclos, con semanas de entrenamiento de 5 sesiones cortas con otras de 3 sesiones largas.

Las sesiones muy cortas e intensas requieren un gran gasto calórico para la recuperación en las horas posteriores al ejercicio.

12. Date tiempo. Uno de los factores que nos puede generar más ansiedad es establecer objetivos que no llegan a materializarse, muchas veces por falta de tiempo. La solución pasa por tener claro que los resultados no van a llegar a apreciarse hasta pasadas 12 semanas de entrenamiento.

13. Be honest. Si no consigues los objetivos planteados (siempre y cuando sean realistas) “es porque en algún punto hemos fallado”.

La solución pasa por redefinir los objetivos, cambiar el entrenamiento en busca de nuevos estímulos y, mientras tanto, pensar en los beneficios colaterales que ya habrás empezado a experimentar: sentirse mejor, más fuerte.


Fuente: Vogue
Hits: 7899
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy